El AOVE: el arma secreta de la gastronomía española

Desde hace un tiempo, se ha popularizado entre los cocinillas emplear el término AOVE para renombrar uno de los principales ingredientes de la cocina mediterránea.

Pues bien, el término AOVE hace referencia a las siglas de “Aceite de Oliva Virgen Extra”, que diría tu madre o tu abuela. Y aunque parece más cool publicar en las redes sociales algo así como “Breakfast mañanero. #PanObando #AOVE #OranjeJuice #Healthy”, nosotros somos más tradicionales en este aspecto y preferimos llenarnos la boca y gastar saliva para llamar a las cosas por su nombre: Aceite de Oliva Virgen Extra.
Una vez hechas las aclaraciones, voy a aprovechar para explicar la distinción que existe entre los distintos aceites de oliva virgen que podemos encontrar en el mercado.

El AOVE es el oro líquido de la gastronomía mediterránea. Este zumo de aceitunas tendrá un sabor, olor o características distintivas dependiendo de la variedad de aceituna que se emplee en su producción. El Aceite de Oliva Virgen Extra es el aceite de oliva de mayor calidad y pureza que podemos encontrar entre los lineales de los supermercados.
El AOVE es una conjunción de condiciones que lo hacen en sí mismo un producto extraordinario. Para empezar, una calidad de las aceitunas superior que, junto a su proceso de extracción le otorgan a este jugo unas cualidades organolépticas (sabor, olor, color y textura) únicas.

Siguiendo con el siguiente tipo de aceite nos encontramos con el Aceite de Oliva Virgen (sin el extra). Este tipo posee una alta calidad pero sin llegar al nivel AOVE. Aunque este aceite de oliva pierde la etiqueta del “extra”, sigue siendo un aceite con unas cualidades nutritivas excepcionales.

También nos podemos encontrar en los lineales el tipo de aceite de oliva común. Este aceite tiene peor calidad que los otros dos anteriores pues es una mezcla de aceites refinados.
Este tipo de aceites los podemos identificar porque en su botella suele aparecer como Aceite de oliva suave o Aceite de Oliva Intenso. El intenso tiene un aporte mayor de aceite de aceite de oliva virgen en su mezcla para aportar “algo” la mezcla de aceites refinados.

Hecha la distinción entre los distintos tipos de aceites que nos podemos encontrar en el mercado, ya solo queda hablar de la materia prima: la aceituna.
Una cosa que debemos tener en cuenta es que el aceite se puede realizar con una mezcla de variedades, lo que se conoce como “coupage”, o con un único tipo de aceitunas, lo que se conoce como monovarietal. Los tipos más comunes de aceitunas empleados para la realización del aceite son la picual, hojiblanca, cornicabra, empeltre o manzanilla, entre otras. El uso de uno u otro tipo de aceitunas determina las cualidades del aceite resultante y, por tanto, los matices que aportan a las comidas. Para saber el tipo de AOVE que mejor le viene a tus creaciones culinarias deberás prestar atención a su grado de frutado (intenso, medio y suave).

aceituna picual

Las condiciones ambientales de España hacen de nuestro Aceite de Oliva un producto único a nivel mundial, convirtiéndose éste en uno de nuestros productos más exportados así como, el principal abanderado de nuestra cultura gastronómica en el exterior. Por tanto, esta entrada debe servir como reivindicación para poner en valor este maravilloso producto.

Picos artesanos gourmet: el acompañamiento ideal

Nuestros productos artesanos están realizados con Aceite de Oliva Virgen Extra de recolección propia, otorgándole al producto unas cualidades inigualables.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *