El cereal: el ingrediente olvidado del pan

Los cereales, más alla de su poder nutritivo.

El empleo de los cereales en la alimentación es tan antiguo como la civilización humana. Cuentan los libros de historia que el trigo fue uno de los primeros cultivos del hombre, sembrado por los agricultores mesopotámicos primigenios hace unos 11.000 años, que ahí es nada. A pesar de existir muchos tipos de harina, la de trigo es la más extendida por estas latitudes, siendo el trigo uno de los tres granos, junto al arroz y al maíz, más producidos a nivel global.
Una de las claves para un buen pan es la calidad de los cereales que componen la base del alimento básico por excelencia. En este post vamos a tratar de desgranar algunos de los secretos y curiosidades que acompañan a los cereales.

1. La palabra ‘cereal’ proviene de la diosa romana de la agricultura Ceres y significa crecer, debido a la importancia que estos granos han tenido para el devenir de los pueblos a lo largo de su historia

2. Fue tan importante para las culturas antiguas que se convirtieron en un símbolo litúrgico. Por ejemplo, el simbolismo del pan para la cultura cristiana.
3. Los egipcios fueron los primeros en elaborar panes fermentados. Se supone que su descubrimiento se debió a una casualidad pero aún se conservan técnicas panificadoras propias de esta época.

4. Históricamente, la época de cosecha era motivo de celebración e incluso muchas de las festividades que hoy celebramos son herencia de estas.

5. La palabra “trigo” proviene del vocablo latino triticum, que significa “quebrado”, “triturado” o “trillado”, haciendo referencia a la operación que se realiza para separar el grano de trigo de la cascarilla que lo recubre.

6. El pan elaborado con harinas de trigo es el que más cantidad de gluten contiene.

7. Mientras que el pan integral es el que más recomiendan los expertos ya que mantiene muchas de sus cualidades nutritivas, históricamente, era considerado un alimento de pobres. En aquel entonces, no se tenían en cuenta los micronutrientes de los alimentos y por tanto, las capas externas de estos granos se despreciaban y se desechaban.

8. En función de su composición y de los usos a los que se destinan, las harinas de trigo se clasifican en: harinas panificables, harina de fuerza, harina integral de trigo desgerminado, mezcla de harinas, harinas para rebozar, harina acondicionada.

Picos artesanos gourmet: el acompañamiento ideal

Las calidad de los nutrientes de la harina de trigo pueden variar según el tipo y la cosecha. Nosotros seleccionamos el trigo de la mejor calidad para crear la base de nuestros productos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *