Uno de los hermosos rincones que Utrera regala a sus vecinos y visitantes es el Niño Perdido. Este pasaje, enmarcado en la antigua judería de la ciudad, ofrece además una propuesta gastronómica única, que le ha valido para ser considerado el mejor bar de la provincia de Sevilla y el cuarto mejor bar de tapas de todo el país: Besana Tapas.

En todo este tiempo, han pasado por los paladares de los comensales más de 500 tapas diferentes, y parece que la creatividad no tiene límites. Cinco cartas distintas a lo largo del año –una por estación y otra dedicada a los días de Cuaresma– permiten ofrecer una gran variedad de propuestas a quienes acuden a este rinconcito de Utrera. Como explica Noriega, basan esa división en «la estacionalidad, porque es el momento en que la materia prima tiene su mejor calidad y, al mismo tiempo, es más económico».

Nuestros picos gourmet, acompañan en esta aventura gastronómica a este bar de tapas, ofreciendo su reconocido sabor que estará presente en cada una de las recetas de este gastrobar.

Web-Obando-Picos

Darle un giro al producto, cambiar el formato y, sobre todo, divertirse en la cocina. Es lo que intentan hacer los responsables de este proyecto gastronómico que ha recibido numerosos galardones en muy poco tiempo. Al principio fueron nominados como restaurante revelación a nivel nacional, tras lo que llegaría su nombramiento como el cuarto mejor bar de tapas de España, el mejor bar de Sevilla y su provincia, inclusiones en importantes guías o la presencia en congresos gastronómicos. Con este currículum, Besana Tapas recuerda cada día que, en un hermoso enclave de la ciudad de Utrera, existe un rincón en el que se come muy bien.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *